h1

Va siendo hora de despertarse

septiembre 18, 2013

En el artículo publicado aquí, en Las Libertades, titulado «La esclavitud moderna» hacíamos una reflexión sobre cómo las últimas generaciones, especialmente los jóvenes, han sido (y son) víctimas de un profundo lavado de cerebro, sin precedentes en la historia. Incluso los que decimos estar al tanto de las maldades del mundo moderno formamos parte de él. ¡Eso es evidente!, podrá pensar más de uno. Cierto; pero a lo que nos referimos aquí no es a lo obvio (vivimos en el mundo), sino a que vivimos como el mundo. Otro podrá decir que nadie le pone una pistola en la cabeza. Cierto también; sin embargo es algo mucho peor, ya que creemos que somos libres sin serlo.

Bien sabemos por Santo Tomás de Aquino que el hombre goza del libre albedrío como «un poder listo para obrar»; y además posee la voluntad, que necesariamente se presupone no sujeta a ninguna coacción. Además, junto a ello debe estar presente el intelecto (inteligencia y razón) como instrumento para conocer el bien, a fin de que éste pueda constituirse en objeto de la voluntad.

Pues bien, si nuestra razón está atrofiada por estar sujeta a las emociones (como iremos viendo) y nuestra voluntad es coaccionada (aunque no nos demos cuenta), no podemos afirmar que somos libres.

¿Cómo hemos llegado a esta situación? (1ª parte)

Todos conocemos las típicas formas de lavado de cerebro, basadas en una mezcla de torturas físico-psicológicas, como pueden ser las que hemos leído en libros, escuchado por boca de nuestros mayores o visto en algunas películas. En este método la víctima está en un entorno de control y terror, y lo sabe; nada se le esconde. Pero durante el siglo XX nació y se desarrolló un método mucho más peligroso y efectivo: el lavado de cerebro de masas.

Durante los años veinte del siglo pasado la psicología de Freud se puso de moda. Sus locuras fueron promovidas a través de periódicos y revistas, con el típico entusiasmo moderno que abraza todo lo nuevo por el simple hecho de serlo. En el año 1921 Freud publica Psicología de las masas y análisis del yo, que junto a La psicología de las masas del psicólogo francés Gustave Le Bon sería guía e inspiración para uno de los el primeros grandes experimentos del control de masas: el nacional-socialismo. Disparates como que la masa debe tener un líder, «una persona que le proporcione su ideal del yo» … «como el hipnotizado cede su autodeterminación al hipnotizador», no fueron ideas originales de Hitler. Es más, no es que Hitler leyera a Freud (aunque sí a Le Bon), sino que los promotores del nuevo orden mundial, los mismos que llevaron a Hitler (y a los comunistas en Rusia) al poder (sí, sí, esos) fueron los mismos que promovieron y utilizaron las locuras de Freud y compañía.

Imagen

Una vez en el poder, los nazis ordenaron fabricar y distribuir receptores de radio para toda la población: nace la audiencia de masas.

(Continuará).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: