Posts Tagged ‘partido popular’

h1

La derecha es más laicista que la izquierda: el caso del Ayuntamiento de Oviedo

marzo 8, 2022

El pasado domingo era el primero de Cuaresma. El día anterior, Sábado después del Miércoles de Ceniza, sufrió Oviedo el «gran desfile del Carnaval». El domingo continuaban (y finalizaban, gracias a Dios) en la ciudad los festejos del «Carnaval» instituidos por el Ayuntamiento presidido por el «católico» Alfredo Canteli y gobernado por la coalición del Partido Popular y de Ciudadanos.

Como hace unos días señalaba LAS LIBERTADES en las redes sociales, el Carnaval termina cuando empieza la Cuaresma. Por lo que el Ayuntamiento de Oviedo, organizador de esta artificial carnavalada, desprecia y escarnece la religión e impide a los cristianos el recogimiento propio de este tiempo; se burla del Miércoles de Ceniza (que fue el pasado 2 de marzo, no se olvide) y de nuestra ciudad, además de convertir a Oviedo en objeto de mofa.

Este disparate sacrílego no es nuevo. El Carnaval (o, como algunos pretenden, el Antroxu) murió hace muchos años. Murió porque dejó de observarse estrictamente la Cuaresma, que antaño era tiempo de verdadera penitencia. Desaparecida ésta, el Carnaval dejó de tener sentido. Nunca había sido festivo oficial ni escolar, ni estaba organizado por los poderes públicos. Era espontáneo y popular, y en nada se parecía a las actuales carnavaladas municipales.

Los primeros ayuntamientos «democráticos» en manos de la izquierda decidieron reinventar el Carnaval, decretando, promoviendo y financiando estos jolgorios que son mezcla de fiesta infantil estadounidense, imitación cutre de Río de Janeiro y desfile del Orgullo sodomita. En Asturias fueron pioneros los de Gijón y Avilés, en manos del PSOE y de su muleta el PCE (más tarde Izquierda Unida). Pero al menos respetaron las fechas: el Martes de Carnaval se acababa la cosa.

Los de la derecha los imitaron, por supuesto. Y los ayuntamientos asturianos en manos del Partido Popular invadieron tranquilamente la Cuaresma con sus carnavaladas. Los más caracterizados, como eran los de Villaviciosa y Oviedo.

Alguno dirá que se hacía con el fin de promover el turismo, separando las fechas de «su» Carnaval de las de los concejos vecinos. Si fuera así sería ya bastante malo, por el profundo desprecio a la religión que denotaría. Pero no es sólo eso, como queda demostrado con mirar a las atrocidades que el Ayuntamiento de Oviedo perpetra durante las Navidades. Veamos las últimas.

Desfile de Santa Claus, renos y elfos, por las calles de Oviedo el día de Nochebuena de 2021. ¿Se puede caer más bajo? (Foto Paco Paredes / EFE)

La estrella ovetense de las pasadas Navidades fue… ¡Papá Noël! O eso decían el Ayuntamiento y los medios del régimen, porque siempre confunden el francés Papá Noël con el estadounidense Santa Claus. (En su descargo cabe decir que muchos franceses de hoy también los confunden). El Oviedo que sufre a Alfredo Canteli sufrió también hasta un desfile de Santa Claus, en plan versión pueblerina de Nueva York. «La idea es dinamizar la ciudad, su comercio y su hostelería», dijo la concejal del PP Covadonga Díaz, y subrayó que hay desfiles similares en otras ciudades (en otras ciudades en manos del extranjerizante PP). Por su parte, la concejal de Vox en el consistorio, Cristina Coto, acusó a Canteli de secularizar la Navidad ovetense: «Nos sorprende que Canteli, autodeclarado católico, secularice la Navidad ovetense con el desfile de Papá Noël». A la hora de entrar en detalles, la de la marca verde del PP no pudo, o no quiso, evitar caer en el ya manido sociologismo para sostener su acusación: «la religión mayoritaria en España es la católica». Resulta hasta divertido leer a Cristina Coto de la Mata criticar lo de Santa Claus. Porque antes de estar en Vox estuvo en FAC (Foro Álvarez-Cascos, alias Foro Asturias de Ciudadanos) y antes de eso en el Partido Popular, que abandonó el mismo año que Gabino de Lorenzo dejó la alcaldía de Oviedo. Y fue Gabino de Lorenzo, precisamente, quien secularizadoramente introdujo a Santa Claus (Papá Noël para sus adeptos carbayones) en las Navidades de la ciudad. Claro que él, adalid de la horterada, puso en las calles un trineo de Santa Claus… eléctrico. El de Canteli estaba tirado por renos de verdad. Si es que no se ahorran medios para que Oviedo sea cada vez menos ovetense.

También resultaría casi divertido, si el asunto no fuera tan serio, oír a la concejal de Vox quejarse de la secularización. Ella, que ha dado ejemplo de cristiandad «casándose» ante notario; que eso del sacramento está muy visto… Claro que en esto de la burla del sacramento, Alfredo Canteli también compite. Poco después de su elección, el «católico» alcalde ofició con gran pompa y boato y grandes muestras de satisfacción un «matrimonio» de sodomitas. Del PP, por supuesto.

Dejamos para otra ocasión ampliar el asunto con las relaciones aparentemente cordialísimas que estos consistorios de derechas mantienen con el Arzobispado. Su titular, Fray Jesús Sanz, sacó hace pocos días una de sus cartas semanales, dedicada al conflicto de Ucrania. Pide en ella no perderse en «batallas ideológicas», pero los términos en que se refiere a los implicados parecen sacados de las soflamas del PP o de Vox. No es la primera vez. A lo mejor en este liberalismo y esta extranjerización comunes reside el secreto de tan buen entendimiento con la derecha laicista.

h1

Veinticinco de mayo: «Asturias laica» es una contradicción insalvable

mayo 25, 2017

25mayo1808

Hoy hace doscientos nueve años «deliberó la Junta [General del Principado] con asistencia del Real Acuerdo, y por el que se celebró en el día de hoy, llevar á efecto el armamento del Exército Defensivo Asturiano, en obsequio de la Religión, de la Patria, y de la común felicidad».

Por contra, hace unas semanas un extraño grupo denominado «Asturias Laica» al parecer propuso al Ayuntamiento de Oviedo convertir la fecha del 25 de mayo en una especie de de fiesta laica. Se entiende mal que la propuesta se dirija al Ayuntamiento y no al Parlamento autonómico que actualmente usurpa el nombre de la Junta General; a no ser por encontrarse el consistorio ovetense en manos de un tripartito frentepopulista cuyo desprecio por la verdad y por la historia supera incluso al exhibido anteriormente por el Partido Popular.

La extravagante propuesta fue bien acogida, como era de esperar, por el Partido Socialista y por «Podemos» («Somos»). Para comprobar la radical falsedad de su planteamiento vendrá bien comparar la Declaración que la Junta General del Principado de Asturias hizo aquel veinticinco de mayo de 1808 con las afirmaciones en apoyo de la propuesta laicista efectuadas por el Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo, Roberto Sánchez Ramos, de Izquierda Unida.

Dice Sánchez Ramos, según los medios, que en 1808 la Junta General del Principado «se proclamó soberana» y declaró la guerra a la Francia de Napoleón.

Dice la Junta General del Principado en 1808 que declara la guerra a Napoleón «por la disfrazada prisión de nuestro Rey Fernando el VII, y toda la familia de Borbón en el interior de la Francia». Para los asturianos de 1808, no había más soberanía que la del Rey.

Dice Sánchez Ramos que ese día los asturianos se sintieron «pueblo» y fueron «sujeto activo» en lugar de «lacayos del Rey».

Confundir «lacayo», un oficio muy respetable, con «vasallo» es una muestra de incultura llamativa en un concejal «de cultura». El 25 de mayo de 1808, por el contrario, la Junta General del Principado de Asturias vuelve a proclamarse vasalla del Rey Fernando VII, y en su nombre se alza, negándose a «admitir esta dura ley represiva de su libertad … y creyendo ya indicada en ella la esclavitud, a que con ofensa de la Religión, del Rey y de la Patria, le disponía … la abominable y negra perfidia de Napoleón, Emperador de los Franceses».

Dice Sánchez Ramos que el 25 de mayo «representa todos los valores de una sociedad democrática y los elementos contemporáneos que configuraron después una sociedad más cercana a la actual».

Dice mal el concejal de Izquierda Unida, porque en 1808 la Junta General del Principado dice todo lo contrario. Su declaración de entonces representa todos los principios (que no «valores») del Antiguo Régimen, del régimen tradicional, sacral, monárquico, católico y representativo, en contraposición con la disociedad actual, hija de la Revolución francesa que Napoleón representaba.

bandera_de_asturias

La Religión, la única verdadera, se invoca repetidamente en la declaración de 1808, antes que ninguna otra cosa. Asturias, como España entera, nació cristiana, es cristiana esencial y constitutivamente. El emblema de Asturias es la cruz, la Cruz de la Victoria.

Y la Patrona de Asturias es la Santísima Virgen de Covadonga, cuya fiesta se celebra el día 8 de septiembre. Fiesta que el moderno laicismo ha querido convertir en un «Día de Asturias» absurdo y vacío. Antes del disparate autonómico no había más «Día de Asturias» que un festejo veraniego gijonés con carrozas y grupos folklóricos.

Virgen de Covadonga

Celebremos, sí, con orgullo el Veinticinco de Mayo. Una fiesta contrarrevolucionaria y una declaración, la de la Junta General del Principado de Asturias en 1808, que puede resumirse en: Dios, Patria, Fueros y Rey legítimo. El lema del Carlismo, de la Comunión Tradicionalista. La continuidad histórica de aquella Junta General la representa desde 1833 la Junta Carlista del Principado.

Oviedo y Mayo 25 de 2017, fiesta de la Ascensión del Señor.

h1

Oraciones por Sergio Marqués

mayo 8, 2012

Foto: La Nueva España

Nota del Círculo Cultural Juan Vázquez de Mella:

Ha fallecido esta mañana el abogado Sergio Marqués Fernández, quien fuera presidente del gobierno de la comunidad autónoma a la que Asturias quedó reducida por el régimen imperante. Su trayectoria política (uno de los fundadores de Alianza Popular en Gijón, luego en le Partido Popular y finalmente en su propia «Unión Renovadora Asturiana», cuyo hundimiento volvió a destacar que en Asturias es imposible el regionalismo al margen del Carlismo) no le manchó tanto como a los demás políticos actuales; que el propio PP se volviera en su contra no deja de ser un dato en su favor. También su vida familiar fue correcta y discreta, a diferencia de la de sus rivales.

Ofrezcamos nuestras oraciones para que Dios le haya perdonado su participación en la sección asturiana del contubernio juancarlista.


A %d blogueros les gusta esto: