Posts Tagged ‘Nuevo Orden Mundial’

h1

Va siendo hora de despertarse

septiembre 18, 2013

En el artículo publicado aquí, en Las Libertades, titulado «La esclavitud moderna» hacíamos una reflexión sobre cómo las últimas generaciones, especialmente los jóvenes, han sido (y son) víctimas de un profundo lavado de cerebro, sin precedentes en la historia. Incluso los que decimos estar al tanto de las maldades del mundo moderno formamos parte de él. ¡Eso es evidente!, podrá pensar más de uno. Cierto; pero a lo que nos referimos aquí no es a lo obvio (vivimos en el mundo), sino a que vivimos como el mundo. Otro podrá decir que nadie le pone una pistola en la cabeza. Cierto también; sin embargo es algo mucho peor, ya que creemos que somos libres sin serlo.

Bien sabemos por Santo Tomás de Aquino que el hombre goza del libre albedrío como «un poder listo para obrar»; y además posee la voluntad, que necesariamente se presupone no sujeta a ninguna coacción. Además, junto a ello debe estar presente el intelecto (inteligencia y razón) como instrumento para conocer el bien, a fin de que éste pueda constituirse en objeto de la voluntad.

Pues bien, si nuestra razón está atrofiada por estar sujeta a las emociones (como iremos viendo) y nuestra voluntad es coaccionada (aunque no nos demos cuenta), no podemos afirmar que somos libres.

¿Cómo hemos llegado a esta situación? (1ª parte)

Todos conocemos las típicas formas de lavado de cerebro, basadas en una mezcla de torturas físico-psicológicas, como pueden ser las que hemos leído en libros, escuchado por boca de nuestros mayores o visto en algunas películas. En este método la víctima está en un entorno de control y terror, y lo sabe; nada se le esconde. Pero durante el siglo XX nació y se desarrolló un método mucho más peligroso y efectivo: el lavado de cerebro de masas.

Durante los años veinte del siglo pasado la psicología de Freud se puso de moda. Sus locuras fueron promovidas a través de periódicos y revistas, con el típico entusiasmo moderno que abraza todo lo nuevo por el simple hecho de serlo. En el año 1921 Freud publica Psicología de las masas y análisis del yo, que junto a La psicología de las masas del psicólogo francés Gustave Le Bon sería guía e inspiración para uno de los el primeros grandes experimentos del control de masas: el nacional-socialismo. Disparates como que la masa debe tener un líder, «una persona que le proporcione su ideal del yo» … «como el hipnotizado cede su autodeterminación al hipnotizador», no fueron ideas originales de Hitler. Es más, no es que Hitler leyera a Freud (aunque sí a Le Bon), sino que los promotores del nuevo orden mundial, los mismos que llevaron a Hitler (y a los comunistas en Rusia) al poder (sí, sí, esos) fueron los mismos que promovieron y utilizaron las locuras de Freud y compañía.

Imagen

Una vez en el poder, los nazis ordenaron fabricar y distribuir receptores de radio para toda la población: nace la audiencia de masas.

(Continuará).

h1

España, víctima, una vez más, de la usura

abril 14, 2012


Recientemente, el diario The Wall Street Journal ha publicado un informe de la gestora Carmel Asset Management en el que, sin ningún pudor, afirman la conveniencia para estos (y otros) especuladores del hundimiento de España para así poder enriquecerse gracias a una de sus muchas triquiñuelas financieras. En este caso, a través de los Credit Default Swaps o CDS.
Para los lectores que desconozcan qué son estos instrumentos financieros, les daremos una breve explicación.

Los CDS son los instrumentos más modernos de Wall Street y constituyen, en su forma más simple, un contrato bilateral entre un comprador y un vendedor de protección. En este contrato el comprador se compromete a realizar una serie de pagos en el tiempo (primas) y el vendedor se compromete a cubrir parte, o el total, del crédito asegurado en caso de que éste no sea cancelado. Los CDS se utilizan en el aseguramiento de grandes corporaciones, paquetes de referencia crediticia (CDO) o en el aseguramiento de los bonos de deuda soberana, y se dieron a conocer tras el estallido de la crisis subprime. Su monto mínimo de operación es de 10 millones de dólares. Pueden ser a 1 año, 2, 3, 5 años o 10 años; pero también se aplican a plazos más cortos.

Los contratos de CDS han sido comparados con los seguros porque el comprador paga una prima y a cambio recibe una suma de dinero si la causa de impago especificado en el contrato se produce. Sin embargo, existen diferencias importantes con los seguros, de las cuales las más relevantes son que el vendedor no requiere ningún tipo de regulación, y que no está obligado a mantener ningún tipo de reserva para pagar a los compradores. Además, mientras el contrato de un seguro ofrece una indemnización por las pérdidas efectivamente producidas por el titular de la póliza (incendio, robo, accidente de tránsito), los CDS establecen un pago similar a los titulares, sin que exista ninguna pérdida real para ellos.

Estas características de los CDS son las que permiten a los inversores asegurar el riesgo de sus operaciones; pero también especular sobre la calidad crediticia de la entidad o del paquete de títulos. Es decir, se apuesta por una ventanilla comprando paquetes de inversiones, obligaciones de deuda colateralizada (CDO) o paquetes de deuda soberana, y por la otra ventanilla se adquieren los segurosCDS en caso de que la operación fracase. Esto fue así con las hipotecas subprime, como las de Fannie Mae y Freddie Mac, donde los grandes bancos, junto a la compra de los paquetes de valores con respaldo hipotecario (Mortgage Backed Security, MBS), u obligaciones de deuda colateralizada (CDO), los aseguraban con CDS. De esta forma ganaban por la vía normal (el pago de intereses) y también ganaban por la vía de impago (el cobro del CDS, o seguro de incumplimiento) cuando el negocio fracasaba. Por esta razón los CDS, si bien existen desde 1990, sólo se dieron a conocer tras el colapso de las hipotecas subprime, el año 2008.

Image

Pues bien. Estos tipejos se jactan de sus posibles ganancias (hasta un 300%) si España se hunde.
Mientras, nuestro gobierno (de ocupación) calla. Y calla porque sus miembros, como buenos cipayos del nuevo orden mundial, no hacen sino lo que les ordena la banca, la Unión Europea y demás instituciones bajo las que nos han sometido.

Calla también el pobre pueblo español. Un pueblo adiestrado para no pensar; y en el extraño caso de que eso ocurra, para mirar hacia otro lado. Al fin y al cabo, siempre nos quedará el fútbol…

A continuación les dejamos el enlace del citado informe

Informe de Carmel: The Pain in Spain

A %d blogueros les gusta esto: